Envío gratuito para todos los pedidos superiores a 75€

Encendido del calientamanos Zippo

  • Llena el calientamanos con líquido para encendedores Zippo.
  • Con la tapa del calientamanos cerrada, sujeta la unidad base en posición vertical con una mano y enciende el quemador catalítico con la otra durante unos 10 segundos. El primer encendido tras el llenado inicial podría tardar más de lo esperado y requerir una aplicación repetida de la llama. La llama puede proceder de un encendedor Zippo, de un encendedor de varilla Zippo o de una cerilla. Sigue las instrucciones de uso del encendedor. Mantén las manos y la ropa alejadas de cualquier llama. El calientamanos se calienta mediante un proceso catalítico. Después del encendido, no debe haber ninguna llama. En caso de haber una llama tras el encendido, esto indica un sobrellenado. Apaga la llama y deja que el exceso de combustible se evapore antes de intentar volver a encender el dispositivo.
  • Cuando el dispositivo se haya encendido sin llama, vuelve a colocar la tapa del calientamanos y, posteriormente, introduce el calientamanos en la bolsa protectora de tela que se suministra. El calientamanos siempre debe colocarse en la bolsa protectora de tela que se suministra para evitar un sobrecalentamiento. El calientamanos Zippo proporcionará un agradable calor durante horas. Tras el encendido del dispositivo, el calor se produce mediante un proceso catalítico sin llama.
  • Una vez encendido, no hay ninguna forma segura de detener el proceso de calentamiento. Si fuese necesario, mete el calientamanos en la bolsa protectora de tela que se suministra y colócalo sobre una superficie resistente al calor hasta que el combustible se agote y el calientamanos esté frío al tacto.


Utilice un verdadero calentador de manos Zippo y quemadores de repuesto